Test Drive JAC S3

Test Drive JAC S3

Test drive de JAC S3 realizado por Fede Peralta de Turbo.com.ar

Antes de que salgan a lincharme por ahí, lo aclaro: la experiencia general que me llevé del JAC S3 es muy buena. En serio.

Test drive JAC S3
JAC S3

En primera instancia, ya agrada el apenas ingresamos al habitáculo. Las puertas son pesadas, incluyen doble burlete y cuentan con un cierre muy aplomado y seguro. Las contrapuertas están muy bien diseñadas, los materiales empleados en el interior están por encima de cualquier vehículo de segmento B y pueden llegar a superar a los presentes en algunos de segmento C. No exagero.

Algo que note en este test drive de JAC S3 es que el torpedo se encuentra revestido en su parte frontal por un agradable material soft-touch simil cuero que se replica en las contrapuertas y el apoyabrazos central. Hay costuras rojas bastante delicadas en algunos sectores, incluyéndolas en el volante y en las butacas, en ambos casos revestidos en cuero (las butacas, con microperforaciones). Incluso son agradables los botones del equipo de audio y del climatizador, con una terminación mate. Tampoco es abrumador el olor a plástico y pegamento típico de los autos de este origen, quizás suavizado por el extraño y pintoresco purificador de aire que se ubica entre los asientos delanteros. Es la primera vez que encuentro todo este combo sensorial positivo en un auto de origen chino.

El JAC S3 supera a la competencia en calidad de materiales y terminaciones. Y hasta incluso logra mejorar los de varios vehículos de segmentos superiores.

El puesto de conducción resulta cómodo. Un puntazo a favor del JAC S3 está en las butacas, que son muy cómodas y tienen una correcta sujeción lateral. La del conductor regula en altura al igual que el volante (con comandos integrados para el audio, la compu de abordo y el control de velocidad crucero), dejando como deuda el ajuste en profundidad. Si bien para mi altura el volante me quedaba bastante cerca, me imagino a una persona más baja con la columna de dirección muy cerca del pecho.

El instrumental está dividido en dos cuadrantes analógicos para el tacómetro y el velocímetro, reservando el sector inferior de cada uno para dos imprecisos indicadores: el de temperatura y el de nivel de combustible. En apenas ocho líneas, el tanque pasa de lleno a vacío. En el centro de ubica la computadora de abordo monocromática, que cuenta con unos caracteres poco agradables y es un tanto limitada. Sólo muestra autonomía y dos consumos promedios, sin consumo instantáneo. Para visualizar el indicador de presión de neumáticos debemos ingresar al sistema multimedia, que desde la pantalla de 8″ nos mostrará no sólo la presión sino también la temperatura de cada rueda.

En este sistema multimedia no encontraremos navegador, ni Android Auto, ni Apple CarPlay. Todo eso es reemplazado por una app llamada EasyCon que nos duplica la pantalla del smartphone en la del auto. Todo lo que hagamos en el celular, se va a ver en la pantalla principal. Incluso si lo giramos o bloqueamos, lo mismo sucederá en el sistema multimedia. No es lo más útil y está a años luz de la conectividad de Android o iOS, pero es la única manera de contar con Spotify, Waze o Google Maps integrados en el auto. En conectividad de sonido cuenta con doble conexión USB, Bluetooth (para llamadas y reproducción multimedia) y radio AM/FM.

Mira también:

Lanzamientos de JAC en Argentina en 2019

Un punto negativo encontrado en el test drive del JAC S3 es que el sistema multimedia no ofrece navegador, ni Android Auto ni Apple CarPlay. Se busca reemplazar su ausencia con una app para espejar la pantalla del celular, pero es incómoda.

Debajo de la pantalla se ubica el climatizador, que es monozona. Lamentablemente, con las altas temperaturas que tuvimos durante la semana en que realizamos el test drive de JAC S3, su funcionamiento resultó algo errático. Mi teoría es que el sensor de temperatura del climatizador está demasiado expuesto al calor directo y eso hace que “piense” que el interior está más caluroso de lo que realmente está, por lo que sólo al estipular el climatizador a apenas 24° comienza a tirar un tornado de viento y frío que hasta complica la charla con el acompañante. Incluso con poca diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, tuvimos que desacoplar el modo automático por la cantidad de viento que tiraba. La solución: manejarlo de manera manual, por lo menos cuando queda al rayo del sol.

La habitabilidad del JAC S3 también es uno de sus puntos fuertes. Las plazas traseras cuentan con el ancho suficiente como para albergar a tres adultos, por lo menos durante viajes cortos o medios. El espacio para las piernas es suficiente como para permitir estirarlas levemente, cuenta con iluminación independiente para esta fila de asientos y en la consola central se ubica un espacio portaobjetos y la segunda salida USB. La seguridad también es completa: cuenta con ganchos ISOFIX, tres cinturones inerciales de tres puntos y tres apoyacabezas tipo coma, que se suman al equipamiento de seguridad existente que incluye ESP, asistente al arranque en pendientes y doble airbag frontal (mejorable, debería ofrecer seis).

Esa habitabilidad correcta también aparece en el baúl, con 600 litros de capacidad. Apenas el Chevrolet Spin le gana, llegando a los 710 litros. Cuenta con una toma de 12v en el interior y también una luz para iluminar, mientras que dentro del mismo se ubica la rueda de auxilio que es homogénea pero de chapa.

En esta prueba de manejo del JAC S3 vimos hasta acá, el nivel de equipamiento completo que trae JAC S3, es muy bueno. Pero podría incluso ser mejor si se ofreciera en el país la variante tope de gama denominada Smart, que sí se ofrece en otros mercados. Esta incluye también techo solar eléctrico, espejos exteriores con función reversa y plegado eléctrico, asientos calefaccionados, seis airbags, sistema de estacionamiento 360° y acceso/arranque sin llave. Estos detalles no están disponibles en Argentina.

Mecanica del JAC S3

En cuanto a la mecánica, el JAC S3 llega a la Argentina con un único motor naftero 1.6 16 válvulas DVVT de 120cv, asociado a una caja automática CVT y tracción delantera. Esta versión Intelligent, que es la única comercializada, también puede ser adquirida con una caja manual de 6 marchas, conservando el mismo nivel de equipamiento.

El motor naftero es correcto. No se lo nota perezoso y logra mantener un ritmo ágil en una carrocería que no lo ayuda. La dirección eléctrica permite llevar al monovolumen de manera versátil, basándose también en un correcto ángulo de giro. Al no ser progresiva, la tenida direccional en ruta a altas velocidades debe ser muy precisa ya que un leve cambio de trayectoria del volante se representa en un gran giro de las ruedas delanteras.

Los consumos también son contenidos para el gran porte de este crossover. Nos permite recorrer 10km/L en ruta a 120km/h y unos 8km/L en ciclo urbano, aunque analizado en conjunto con la escasa capacidad del tanque de 45 litros, nos brinda abastecimiento por unos limitados 400 kilómetros. Cabe destacar que la distribución es mediante cadena, por lo que no requiere mantenimiento ni recambios, punto a favor en este test drive JAC S3.

Punto aparte para la caja CVT, de la cual me gustaría detallar algunos aspectos. En ciudad, su funcionamiento es acorde a una caja contínuamente variable. No tiene patinamientos excesivos y logra que el S3 sea ágil, tal como mencionamos arriba. Pero al momento de acelerar (por ejemplo, al realizar un sobrepaso) se toma mucho tiempo hasta llegar al punto máximo de entrega de torque.

Es sabido que las cajas CVT buscan mantener siempre el régimen de vueltas en un rango que permita el máximo poder de aceleración con el menor consumo de combustible posible. Ahí es que suceden los clásicos patinamientos de estas cajas, que dan la sensación de que el auto no acelera y se queda boyando a 5000RPM sin mosquearse.

Bueno, en el caso del S3, la programación acuñada en esta caja automática hace que la llegada hasta ese punto máximo de entrega de potencia sea demasiado lenta, retrasando por 5 o 6 segundos la aceleración que le propiciamos con el pedal. Es como si se“preparara” durante un tiempo para llegar a las 6000RPM (acelerando casi en vacío) y cuando lo logra, recién ahí envía la aceleración a las ruedas delanteras. Es, hasta diría, desesperante. Imaginate en una ruta de mano simple, circulando detrás de un camión. La ruta libre y te tirás a sobrepasarlo. Acelerador a fondo, pero el auto comienza a acelerar en vacío hasta llegar al tope del tacómetro, para recién ahí comenzar a moverse. Esos 5 segundos, te lo aseguro, resultan una eternidad.

Algo también errático y que no me gusto en este test drive de JAC S3, es lo que sucede al momento de realizar maniobras de estacionamiento, que es en la situación donde lo detecté. Resulta que el JAC S3 te duplica el reflejo de aceleración. Vamos con un ejemplo práctico para que se entienda.

Estás buscando lugar para estacionar hasta que lo encontraste. Comenzás la maniobra en reversa para introducirlo en el espacio libre. Peinás apenas el acelerador para que se mueva un poco, el auto responde, pero inmediatamente después te vuelve a acelerar en vacío. La sensación es como si hubieses presionado el acelerador dos veces: en la primera se movió, en la segunda te aceleró en vacío.
Esto sucede mayormente en reversa, pero también me ha pasado en directa. O sea, yendo hacia adelante. No sabemos si es una falla puntualmente de esta unidad o si ya está configurada así la caja, pero que es molesto, lo es.

Un punto flaco de la mayoría de los vehículos chinos es la puesta a punto de la suspensión, que no suele estar preparada para nuestros caminos bombardeados por la corrupción.

Señores, me saco el sombrero ante el equilibrio del JAC S3, que logra absorber sin problemas pozos e irregularidades. Incluso también se lo nota muy estable al momento de exigirlo, sin rolidos de carrocería excesivos. El único momento donde la suspensión tiende a golpear es cuando se encuentra con cortes bruscos del camino o uniones de asfalto con hachazos. Pero en el tránsito cotidiano, pulgar para arriba.

Conclusiones del Test drive de JAC S3

Astrak S.A. comercializa el JAC S3 Intelligent 1.6 CVT a 21.990 dólares, con una interesante garantía de 5 años o 100.000 kilómetros.
La verdad es que quedé muy conforme con esta prueba. Obviamente que tiene varios detalles para mejorar, sobre todo en cuanto al funcionamiento de la caja CVT y la mejora en la conectividad, pero es innegable que el avance que tuvo la industria china en los últimos años marca un antes y un después al momento de evaluar la compra de un auto. ¿Por qué?

Bueno, lo primero que te tiraba para atrás era la calidad de las unidades. Hoy este JAC S3 está a la altura de toda la competencia y hasta en algunos ítems es mejor. Lo segundo que te frenaba era elrespaldo de marca y su servicio de postventaAstrak trabajó fuerte en eso y hoy ya tiene 15 concesionarios distribuidos en gran parte de Argentina que trabajan para poder dar asistencia durante los 5 años de garantía, un período dos años mayor que la media del segmento(salvo Toyota, que ofrece 5 años y 150.000 kilómetros). Y lo tercero podía ser la imposibilidad de financiar una unidad. JAC Argentina ya está trabajando para introducir próximamente el JAC Plan.

De acuerdo al test drive del JAC S3, ¿es recomendable?

Considero que, luego de realizado este test drive JAC S3, le hagas caso al slogan de la marca china: dale paso a lo nuevo.

Mira la nota original y la galería de fotos acá