Los autos chinos siguen avanzando en Argentina

Los autos chinos siguen avanzando en Argentina

Cuando China despierte, el mundo temblará. Lo dijo Napoleón hace casi 200 años, pero la frase de ese país está más vigente que nunca. La economía china es una de las más grandes del mundo y su industria automotriz lo refleja. Produce más cantidad de autos a nivel global, que otros gigantes históricos del sector.

Diez años atrás, imaginar que una marca china sería exitosa en la Argentina era casi una utopía. El mercado local veía de lejos a los autos producidos por esas latitudes. Ya hay once marcas instaladas y una, con planes anunciados de comercialización a nivel local.



La historia de las marcas chinas en el país arrancó con Chery, en 2008. La firma del Grupo Socma, cuya sociedad integra la familia Macri, llegó con un solo modelo (la Tiggo), pero con el paso de los años fue ampliando la gama. Al punto que ya patentó más de 40 mil unidades en el mercado argentino.

En 2015 se produjo el quiebre, cuando el actual Gobierno de la Nación implementó tres medidas para flexibilizar el arribo de nuevas firmas extranjeras: eliminó las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI, consideradas en el sector como “una traba a la importación”), agilizó los procesos de homologación (siguen demorando más que en otros países) y liberó el mercado cambiario, cuestiones muy reclamadas con la administración anterior.

A partir de allí, en 2016 llegaron Lifan y Geely; en 2017, DFSK, Foton, Baic, DFM y JMC; y en 2018, Shineray, Haval y Great Wall. A continuación, qué ofrecen las principales marcas chinas en el mercado local.



Chery

Es la número uno entre las chinas en la Argentina, principalmente por su antigüedad en el mercado. Actualmente ofrece una gama de seis modelos: QQ, Tiggo 2, Fulwin, Arrizo 5, Tiggo 3 y Tiggo 5.
El foco de Chery a nivel local está puesto en los SUV. No es para menos: la rompió con la primera Tiggo, vehículo que tuvo la difícil misión de derribar todos los mitos habidos y por haber con respecto a los autos chinos. Es difícil encontrar un usuario de este vehículo disconforme con su unidad.

Hoy, ese segmento del mercado lo pelea con los Tiggo 2 y 3. El primero de ellos fue su último lanzamiento, a partir del cual pretende ganar clientes entre los compradores de SUV chicos, como Ford Ecosport, Renault Duster y Chevrolet Tracker, entre otros.

Lifan

Es otra de las marcas que está pisando fuerte a nivel local, con un crecimiento del 73,4 por ciento en lo que va del año frente al período enero-julio de 2017. Su oferta se sustenta en cuatro SUV (MyWay, X70, X60 y X50) y tres utilitarios para el trabajo urbano (Foison Truck, Cargo y Box).

Su último lanzamiento en la Argentina fue el X70, que terminará por reemplazar al X60. Viene de China en dos versiones, con caja manual o automática y tracción 4×2. El motor de ambas es un naftero 2.0 litros de cuatro cilindros y 16 válvulas, capaz que entregar 140 CV a 6.000 rpm y 185 Nm entre 4.200 y 4.400 rpm. “Es el estandarte de la nueva generación de vehículos globales de Lifan”, asegura la marca.

Para las familias numerosas, por otra parte, Lifan ofrece uno de los vehículos de siete asientos más accesibles del mercado local: el MyWay, que parte de $622.000 (precio vigente a agosto de 2018). En este caso, viene con un motor naftero 1.8 litros, tapizados de cuero, pantalla táctil, frenos a disco en las cuatro ruedas y anclajes isofix.

La oferta utilitaria presenta opciones para diferentes necesidades. El Truck viene de Uruguay con un motor naftero 1.3 y una caja de carga (tiene los laterales rebatibles) de 2,80 metros de largo y 1,52 de ancho. El Cargo cuenta con doble puerta lateral corrediza y portón trasero de apertura vertical (caja de 2,10 m de largo). Y el Box incluye una caja paquetera con portón trasero de doble hoja vertical.



Geely

Es una de las chinas de mayor crecimiento en 2018. En los primeros siete meses del año, sus patentamientos crecieron un 251,9 por ciento frente al mismo período del año pasado. En el país vende tres modelos: el sedán Emgrand 7 y los SUV Emgrand GS y Emgrand X7 Sport.

El Emgrand GS es un hatchback mediano de corte aventurero que llega de China en tres versiones, todas con un motor naftero aspirado de cuatro cilindros y 1.8 litros. Rinde 140 CV y se combina con una transmisión manual o automática, en ambos casos de seis velocidades. La tracción es delantera. Viene con control de estabilidad, seis airbags, cámara de marcha atrás y pantalla táctil de ocho pulgadas, según la variante.

El X7 Sport es un todoterreno mediano que viene de China también en tres versiones, pero en este caso con un motor naftero 2.0 litros de 141 CV en la variante de entrada de gama (caja manual de seis velocidades) o un naftero 2.4 litros de 162 CV en las de media y alta gama (transmisión automática de seis marchas).

Haval

Llegó este año con tres productos que pertenecen al segmento off-road: los Haval H1, H2 y H6 Coupé. El primero es el más chico, con 3,96 metros de largo y una distancia entre ejes de 2,38 metros. Viene con un motor naftero 1.5 litros de cuatro cilindros, que rinde 105 CV y 138 Nm de par. Incluye llantas de 16 pulgadas, techo solar, volante de cuero y cámara de retroceso, según la versión.

El H2 es un SUV compacto de 4,33 metros de largo, con una distancia entre ejes de 2,56 metros. Ofrece un motor naftero 1.5 litros, con una potencia de 141 CV y un torque máximo de 210 Nm. La caja puede ser manual o automática, ambas de seis velocidades. Su equipamiento se compone de llantas de 18 pulgadas, control de estabilidad, tapizados de cuero, seis airbags, cámara de marcha atrás y anclajes Isofix.

El H6 Coupé es un SUV mediano de 4,54 metros de largo, con una distancia entre ejes de 2,72 metros. Su motor es un naftero 2.0 litros turbo de 190 CV y 315 Nm de torque, combinable únicamente con caja automática de seis velocidades y tracción delantera, sin opción 4×4. Equipa seis airbags, llantas de 19 pulgadas, cámara de marcha atrás, pantalla táctil de 8 pulgadas y techo solar.

Great Wall

El gigante chino llegó al país con una propuesta bien utilitaria, basada en dos pick ups medianas: la Wingle 5 y la Wingle 6. Las dos equipan un motor turbodiésel 2.0 litros de 137 CV y 305 Nm de par máximo. Se combinan con caja manual de seis marchas y tracción 4×2 o 4×4 (la Wingle 6 tiene sólo tracción total).

La diferencia entre ambas es el tamaño y el equipamiento. La Wingle 5 mide 5,01 metros de largo y tiene una distancia entre ejes de 3,05 metros. La Wingle 6 mide 5,34 metros de largo y tiene una distancia entre ejes de 3,20 metros.

La más chica (puede ser cabina simple o doble) trae control de estabilidad, llantas de 16 pulgadas, volante multifunción y volante de cuero. La más grande también viene con seis airbags, cámara de marcha atrás, control de velocidad crucero, pantalla multimedia central y sensores de estacionamiento traseros.