Autos eléctricos reinan en el Salón de Pekín

salon automovil pekin
salon automovil pekin

En el Salón del Automóvil de Pekín, que acaba de finalizar, se han dado a conocer multitud de modelos de todas las índoles, marcas conocidas y exóticas, SUVs que parecen berlinas y compactos de diseño cuestionable.

En cambio, entre todos ellos cabe destacar especialmente la abundancia de coches híbridos y eléctricos, como era de esperar, en consonancia con la imparable apuesta por la movilidad eléctrica por parte de Beijing. China es el primer mercado mundial del automóvil, y también es líder en fabricación y comercialización de vehículos eléctricos, de los cuales espera tener 1,6 millones de unidades en sus calles para finales de año.

El Salón de Pekín ha dejado de ser un evento en el que la prensa internacional buscaba la copia barata de la que mofarse para convertirse en una exposición en la que encontraremos inspiración y vanguardia, especialmente en lo que al vehículo de cero emisiones se refiere. China se ha puesto seria con el coche eléctrico y ha aumentado el nivel notablemente.

Las ventas de autos en China, el mayor mercado automotriz del mundo, crecerán 3 por ciento este año. El mercado chino está imparable, ya que el pasado año se comercializaron 28,9 millones de vehículos, de los cuales casi medio millón fueron eléctricos. El año pasado, las ventas de vehículos SUV y crossover aumentaron un 13 por ciento, pero la mayor subida en el mercado fue para los vehículos eléctricos, que crecieron un 82 por ciento hasta alcanzar la impresionante cifra de 468 mil unidades en 2017.

Tecnología para los automóviles.

China cuenta con el apoyo de grandes compañías tecnológicas, como Huawei o ZTE, que desarrollan Internet móvil 5G, indispensable para coches autónomos.

Baidu, compañía de Internet, especialista en inteligencia artificial, colabora con constructores chinos como JAC, BAIC o Chery para vehículos semiautónomos antes de 2020.

Tencent y Alibaba, otras dos grandes compañías chinas de Internet, también desarrollan su propia tecnología.

 

Fuente: lostiempos.com